¿Y si cada instante de tu vida viniera con una segunda oportunidad?